El Gran Gatsby fue publicado por F. Scott Fitgerald en 1925 y hoy en día es uno de los clásicos de literatura americana y universal más conocidos. En mi caso, he tenido que leerlo para la asignatura de literatura inglesa en la universidad, aunque siempre ha sido un clásico que me ha llamado mucho la atención.

El libro empieza cuando Nick Carraway, nuestro protagonista, se muda cerca de su prima Daisy, a quien va a visitar después de varios años, la cual está casada con Tom Buchanan. Por otra parte, un día Nick recibe una invitación a una fiesta en casa de Jay Gatsby, un vecino a quien no conoce pero del que todo el mundo habla. En poco tiempo Nick y Gatsby se convertirán en buenos amigos y este último le pedirá que le ayude a reunirse con su prima Daisy, de quien lleva años enamorado. 

En primer lugar, no podemos entender esta historia sin tener claro el contexto histórico de la época. Durante los felices años veinte en Estados Unidos, década en la que está situada la novela, se vivió un periodo económicamente muy bueno y lleno de oportunidades, el típico sueño americano. Sin embargo, ya sabemos que en los años treinta la burbuja económica explotó y en 1929 tuvo lugar el famoso “Crack del 29”, aunque esto es posterior a la publicación del libro. También fue una época de progreso y cambios sociales, tecnológicos y de excesos en alcohol, fiestas, vida social y revolución sexual, por ende, dando lugar a una sociedad consumista y materialista. Toda esta contextualización es esencial para poder comprender el mensaje y ciertas referencias en la novela.

Película de 2013

Si analizamos a los personajes, nuestro protagonista, Nick Carraway, va a ser quien nos narre la historia en primera persona, de hecho, en la primera página nos damos cuenta de que el libro está escrito como si el escritor hubiese sido el propio Nick, como si fuese una especie de manuscrito. Por otra parte, es interesante saber que es una especie de alter ego del autor, Scott Fitzgerald, debido a algunos paralelismos entre ellos como por ejemplo que ambos nacieron en Minnesota, recibieron una buena educación y pertenecían a la clase media. Por otra parte, Gatsby es un hombre de orígenes humildes que ha vuelto años después convertido en un nuevo rico. Daisy, la prima y la amante de Gatsby, está infelizmente casada con Tom, un hombre rico con buena reputación con el que se vio obligada a casarse años atrás y con el que forma el prototipo de matrimonio perfecto, aunque en realidad Tom tiene una amante: Myrtle Wilson, una mujer de clase social más bien baja.

Por otro lado, si analizamos la novela, podemos destacar la crítica al materialismo fijándonos en Gatsby, quien representa el sueño americano de aquella época y quien se ha convertido en un “nuevo rico” que quiere integrarse en la alta sociedad, donde las familias de “antiguos ricos” (es decir, familias que han sido ricas durante generaciones) no lo aceptaban porque desconfiaban de su nueva riqueza. En la novela, además, se insinúa que Gatsby consiguió su fortuna de manera ilegal, representando a algunos de los americanos que aprovecharon la Ley Seca que se impuso en Estados Unidos por motivos religiosos porque se abusaba del alcohol,  y por ello se prohibió su venta, aunque algunas personas (como Gatsby) aprovecharon para distribuirlo de manera ilegal y así reunir una fortuna. Entonces, como cinco años atrás no se pudo casar con Daisy por no pertenecer a su clase social, al regresar intenta integrarse en la alta sociedad organizando fiestas y presumiendo de coches caros, aunque los antiguos ricos no lo aceptan como uno más. Todo esto forma una clara crítica hacia el materialismo de la época.

Además, algo muy importante e interesante en la novela son los espacios. En primer lugar, vemos que Nick vive en West Egg, es decir, en la zona rica, además de trabajar en Wall Street, en Manhattan, por lo que también simboliza el capitalismo. Por otro otro lado, Myrtle (la amante de Tom) vive en la zona de clase más baja, la cual simboliza el lado oscuro de la situación económica en la que se encontraba Estados Unidos, además de la muerte del sueño americano porque solo unos pocos lo lograban, mientras que fuera de América esto se idealizaba.

Película de 1974

En definitiva, El Gran Gatsby intenta retratar la sociedad modernista del siglo XX, destacando los cambios sociales y tecnológicos, el materialismo, el capitalismo, el consumismo y la diferencia entre clases sociales. Me ha parecido una novela bastante interesante que no se entiende sin tener muy presente el mensaje que quiere transmitir y el contexto histórico en que fue escrita. Os recomiendo mi edición de Wordsworth Classics porque incluye una introducción de Guy Reynolds en la que se analizan ciertos aspectos de la novela.

PUNTUACIÓN:
3/5
close

¿Quieres formar parte del blog?

REGÍSTRATE PARA RECIBIR LOS ÚLTIMOS ARTÍCULOS Y ENTERARTE DE TODAS LAS NOVEDADES

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.